[]
[]
[]
[]
[]
[]
[]
[]
[]
[]
[Web Creator] [LMSOFT]
WWW.GAITASANABRESA.COM
Una de las gaitas de Juan de Pedralba
Juan de Pedralba, el Ti Gaiterín, nos dejó un gran legado, que se resume en dos aspectos: las magníficas gaitas que hizo, que hoy día sirven como patrón para construir otras nuevas; y su versión de la jota del menudillo por el interpretada, uno de los primeros registros fonográficos de gaita sanabresa que se conservan.

© www.gaitasanabresa.com 2011. Reproducción total o parcial con consentimiento

  
Hombre jovial y guasón, también tenía un carácter muy fuerte, no siendo raro que cuando estaba en alguna fiesta y se enfadaba por algo cogía la gaita y los dejaba ahí plantados sin mediar palabra. En cierta ocasión en una fiesta de Pedralba a una de sus nietas un hombre que la pretendía le ofreciò la pandereta para que saliera a cantar y tocar,ella sin tener idea de hacerlo (tocar la pandereta)se quedó quieta sin saber que hacer. Juan al verlo le dijo: "o demuestras que eres de la "raza" o me "jodo" en la gaita",haciendo ademan de guardarla.Como resultado, su nieta terminó haciendo lo que podía para que la fiesta no terminase antes de tiempo.
Juan Barrio, de Pedralba de la Pradería, es sin duda una figura casi mítica entre los gaiteros sanabreses. Grandísimo gaitero, fue el primero del que hay grabaciones registradas, algunas de ellas en discos de pizarra. Era considerado como el mejor gaitero sanabrés, por lo menos hasta la aparición de “Alvarico”. Sin embargo, su mayor fama actual le viene como constructor de gaitas, pues ha sido sin duda el mejor constructor de gaitas, consiguiendo un sonido característico. Hoy día, poseer (y tocar) una de las gaitas fabricadas por el “Gaitero Pedralba” es un tesoro de valor incalculable, siendo suyas casi todas las tocadas por algunos de los mejores gaiteros.

Sin embargo, tras su muerte se perdieron muchas técnicas y secretos referentes a la fabricación de gaitas. Por ejemplo, el quemado interior, pues se sospecha que muchos de los punteiros antiguos hechos por él están quemados por dentro, lo que le daría una mayor dureza. El hecho cierto es que el sonido de sus gaitas no ha podido ser imitado todavía.
Juan Barrio, el Tí gaiterín
Una vez, uno de los compradores, un tal Domingo de Santa Colomba, aunque vivía en Lobeznos, no se mostraba conforme con la gaita, y se personó en el taller del Tío Juan a echarle en cara que la gaita era defectuosa. El Tío Juan cogió la gaita, la probó un poco tocando y se la devolvió diciéndole: “la gaita está perfectamente. Te vendí la gaita, pero los dedos para tocarla se quedaron aquí”, después de lo cual el comprador le tuvo que dar la razón y volverse a su casa con los humos bajados. Después de eso, el Tío Juan siempre hacía tocar un poco a los que le compraban una gaita, y les hacía la misma advertencia que a aquel hombre: “la gaita te la llevas, pero los dedos quedan aquí”.

 Juan Barrio. El Tí gaiterín de Pedralba de la Pradería